sábado, enero 26, 2008

Mankian

Aquí les presento mi cortometraje, de nuestra productora Frankenstein producciones, fue un arduo trabajo en que por momentos perdíamos el interés, hubo muchas distracciones, mucho desorden...pero de todo el caos pudimos salir adelante, por eso nos llamamos Frankenstein debido a que este corto fue hecho en partes jajajajjaa, aquí me desempeñe como camarógrafa, además de guionista y de todo un poco, a continuación, público el guión literario:

Mankian
El significado de Mankian tiene muchas acepciones una de ellas es Maldición, o cuento sobre una maldición...aunque si buscan en la web podran ver que también es utilizado como nombre.

miércoles, enero 23, 2008

Historia de un Asesino


Este ficc lo rescate de un foro en el cual escribía todo el tiempo


Capitulo 1:

“El caballo blanco”


“Si esperas algo, te duele no conseguirlo. Por la misma razón, las hazañas inesperadas proporcionan doble placer, el que provocan por sí mismas y el que les añade la sorpresa, aunque todo hubiera estado pensado…”


Viernes en la noche:
Con el cadáver en sus pies y la sangre fresca aun en sus manos, observaba absorto el cuerpo de su víctima, pensando en como hasta ese punto de salvajismo animal, estaba planificado: el lugar, la herida, la sangre…todo absolutamente todo, era su gran obra de arte y el cuidadoso detalle de representar aquella obra que encontró en una enciclopedia, el mismo día que su profesor lo humillo delante de todo el campus universitario, tratándolo de inútil y sin talento…pero ahora ya no podía burlase de él, no con esa herida que convirtió su irónica risa en una mueca de dolor.
Sin embargo, no era fácil planearlo no para cualquiera se requería entender la obra para poder llevarla a la vida. ¿inutil?, ¿sin talento? solo "S" podía entender aquella obra de arte..y ahora su profesor formaba parte de ella:

el cuerpo Habia sido colocado en una cama a excepción de la cabeza que colgaba: en su cuello abierto aun permanecía la pequeña espada enterrada y el rostro de aquel hombre tenia la misma expresión de sorpresa desprevenida que se ve rebosante en el cuadro, solo faltaba la doncella y la anciana, “S” se repetía así mismo: “Judith, falta mi Judith”.
Salio del almacén en busca de las musas y mientras lo hacia miraba a las aves pelearse por lo que alguna vez fue un pez, la brisa marina le traía recuerdos de su primera victima, su primer asesinato no premeditado, lo cual le traje un placer jamás sentido miro sus manos, recordó el movimiento de huesos al ser quebrados en un cuello, le trajo mucha satisfacción, pero el ruido de un barco pesquero lo saco de sus pensamientos.

siguió caminando hasta llegar a un taberna, donde los hombres después de la faena iban a descansar sus pulverizados cuerpos, allí estaba la alegre Rosalía la delgada camarera, quien buscaba desesperadamente a algún pretendiente…
“S” se había sentado en el rincón más oscuro, para observar sin embargo uno de los pescadores, sin querer le pego en la espalda, “S” se irrito tanto que ataco al pescador desorientado, con tanta agresividad que tuvieron que sujetarlo cinco personas para que se calmara, después de un rato Rosalía se acerco a “S” y sonriéndole le ofreció algo de beber, él titubeo por un momento hasta que accedió.
Esa misma noche Rosalía le mostraba sus encantos femeniles a “S” sin sospechar que él la deseaba de otra manera.
Eran las cinco de la mañana cuando la pordiosera del puerto buscando donde descansar llego al almacén de “S”, él parecía contento ya que no tendría que salir en busca de la fulana y por un poco de comida la vieja entro al almacén sumisamente.

El dia transcurrió normal, la obra estaba terminada, el calor empezaba a descomponer los cuerpos, pero a "M" ya no le importaba, arreglo sus cosas, limpio el lugar de toda huella dactilar y salio con su bolso, pues mañana era el dia de visita a su madre al manicomio, debía llegar a casa limpiarse y tomar el bus más cercano.

los dias pasaban y de Rosalia nadie sabia, llamaron a la policía, pero solo fueron a averiguar los antecedentes de Rosalia, y la semana paso sin grandes cambios, salvo el dia viernes en que un olor insoportable llamo la atención de los trabajadores que desembarcaban en el puerto, inmediatamente llamaron a la policía...

martes, enero 15, 2008

un sueño



tuve un sueño muy genial... aquí les va

Era un época postapocaliptica, la grandes ciudades yacían abandonadas y la mayoría de los edificios apenas se sostenían de pie, nadie recordaba el motivo, el olvido se volvió la mejor arma para enfrente aquel presente desolador, los humanos que jamas habían sufrido cambios comenzaron a modificar sus cuerpos debido a al cambio sufrido por el planeta, los Humanos "normales" vivían en grandes ciudades flotantes, alejados del suelo por seguridad, pero solo los que poseían dinero suficiente podían viajar de una ciudad a otra a travez de aviones, pero los que no debían viajar de ciudad en ciudad atravez de un tren, que atravesaba las ciudades terrestres, lo peligroso del viaje era la latente amenaza de ser atacados, por los Urbis, mercenarios y ladrones que vivían del trato de esclavos, eran seres humanos pero de con características y aspecto animal, sus orígenes nadie lo sabe, pero una leyenda urbana dice, que fueron creados en laboratorios, antes de que "la sombra purpura" acabara con la civilización entera; por otro lado estaban los Vampirs, seres parecidos a las antiguas leyendas de criaturas sobrenaturales que bebían sangre, aquellas criaturas alguna vez fueron humanos pero debido a la gran hambruna que afecto por siglos al planeta tuvieron que adaptarse a la comida que se podía conseguir con facilidad, la sangre. ambas razas desarrollaron fuerzas y velocidades mas alla de la comprensión humana, pero en solamente en lo físico ya que toda la tecnología habia sido prohibida, solo los humanos de las grandes ciudades voladoras tenían acceso.

Beleth habia recibido una muy buena oferta de trabajo en la ciudad de "Minos", allí el puesto de supervisora de minas, era el cargo que le serviría para elevar su estatus, ya que en su ciudad natal era una simple ayudante de clase trabajadora, asi que no lo penso dos veces y se embarco en el tranvía que la llevaría a su destino, el viaje era peligroso, los soldados se apostaron en cada uno de los seis vagones, incluso la mayoría de los pasajeros hiban armados, el trayecto fue tranquilo hasta que las grandes sombras que proyectaban los edificios se hizo presente inmediatamente todos se pusieron en alerta, Beleth rezaba para que nada ocurriera, sin embargo una gran explosion detuvo el tranvía, todos se apretujaron contra la ventanilla, el tren habia sido separado, los tres vagones seguían a máxima velocidad, mientras que los otros tres restantes, se habían detenido, una segunda explosion hizo brecha en el ultimo vagón partiéndolo en dos, fue entonces que los vagones restantes se desacoplaron he iniciaron el regreso a máxima velocidad, dejando a su suerte el vagón donde Beleth yacia, los pasajeros ilesos y algunos soldados se pusieron en defensiva enfundando sus armas:
- debemos regresar a la ciudad a pie, vagon esta inutilizado._dijo uno de los soldados.
todos sin reclamar comenzaron a bajar del vagón uno por uno, con sus armas en alto, en la ciudad el silencio reinaba y mientras el grupo caminaba hacia el norte, Beleth no dejaba de sentirse extraña como si algo importante fuer a cambiar su realida. pero no habia tiempo de pensar los Urbis aparecieron en cuadrillas atacando desde el norte, los humanos empezaron a correr en distintas direcciones, desapareciendo entre el laberinto de calles, fue asi que Beleth se vio de pronto corriendo junto a dos personas, una mujer de aspecto rudo y un muchacho casi de su edad, sin hablarse corrieron hasta llegar a un antiguo callejón donde un grupo de Urbis les esperaba:
- no hay donde correr, es mejor que se entregen!!._dijo uno que parecia un mono.
la mujer y el muchacho caminaron hacia ellos, beleth estaba paralizada del miedo y cuando por fin pudo dar un paso una sombra se poso sobre ella aprisionandola, el urbi con cara de mono disparo en el aire furioso:
- la muchacha es mi presa!! Vampir.
- no....ella no..."Aven", ella es mia._dijo una voz siseante.
entonces beleth vio como era elevaba hacia los cielos, mientras la voz siseante le decía:
- no te preocupes, matarte no es mi propósito en tu sangre esta la clave...eres la salvadora.

Fin del sueño