miércoles, enero 23, 2008

Historia de un Asesino


Este ficc lo rescate de un foro en el cual escribía todo el tiempo


Capitulo 1:

“El caballo blanco”


“Si esperas algo, te duele no conseguirlo. Por la misma razón, las hazañas inesperadas proporcionan doble placer, el que provocan por sí mismas y el que les añade la sorpresa, aunque todo hubiera estado pensado…”


Viernes en la noche:
Con el cadáver en sus pies y la sangre fresca aun en sus manos, observaba absorto el cuerpo de su víctima, pensando en como hasta ese punto de salvajismo animal, estaba planificado: el lugar, la herida, la sangre…todo absolutamente todo, era su gran obra de arte y el cuidadoso detalle de representar aquella obra que encontró en una enciclopedia, el mismo día que su profesor lo humillo delante de todo el campus universitario, tratándolo de inútil y sin talento…pero ahora ya no podía burlase de él, no con esa herida que convirtió su irónica risa en una mueca de dolor.
Sin embargo, no era fácil planearlo no para cualquiera se requería entender la obra para poder llevarla a la vida. ¿inutil?, ¿sin talento? solo "S" podía entender aquella obra de arte..y ahora su profesor formaba parte de ella:

el cuerpo Habia sido colocado en una cama a excepción de la cabeza que colgaba: en su cuello abierto aun permanecía la pequeña espada enterrada y el rostro de aquel hombre tenia la misma expresión de sorpresa desprevenida que se ve rebosante en el cuadro, solo faltaba la doncella y la anciana, “S” se repetía así mismo: “Judith, falta mi Judith”.
Salio del almacén en busca de las musas y mientras lo hacia miraba a las aves pelearse por lo que alguna vez fue un pez, la brisa marina le traía recuerdos de su primera victima, su primer asesinato no premeditado, lo cual le traje un placer jamás sentido miro sus manos, recordó el movimiento de huesos al ser quebrados en un cuello, le trajo mucha satisfacción, pero el ruido de un barco pesquero lo saco de sus pensamientos.

siguió caminando hasta llegar a un taberna, donde los hombres después de la faena iban a descansar sus pulverizados cuerpos, allí estaba la alegre Rosalía la delgada camarera, quien buscaba desesperadamente a algún pretendiente…
“S” se había sentado en el rincón más oscuro, para observar sin embargo uno de los pescadores, sin querer le pego en la espalda, “S” se irrito tanto que ataco al pescador desorientado, con tanta agresividad que tuvieron que sujetarlo cinco personas para que se calmara, después de un rato Rosalía se acerco a “S” y sonriéndole le ofreció algo de beber, él titubeo por un momento hasta que accedió.
Esa misma noche Rosalía le mostraba sus encantos femeniles a “S” sin sospechar que él la deseaba de otra manera.
Eran las cinco de la mañana cuando la pordiosera del puerto buscando donde descansar llego al almacén de “S”, él parecía contento ya que no tendría que salir en busca de la fulana y por un poco de comida la vieja entro al almacén sumisamente.

El dia transcurrió normal, la obra estaba terminada, el calor empezaba a descomponer los cuerpos, pero a "M" ya no le importaba, arreglo sus cosas, limpio el lugar de toda huella dactilar y salio con su bolso, pues mañana era el dia de visita a su madre al manicomio, debía llegar a casa limpiarse y tomar el bus más cercano.

los dias pasaban y de Rosalia nadie sabia, llamaron a la policía, pero solo fueron a averiguar los antecedentes de Rosalia, y la semana paso sin grandes cambios, salvo el dia viernes en que un olor insoportable llamo la atención de los trabajadores que desembarcaban en el puerto, inmediatamente llamaron a la policía...

No hay comentarios.: