Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2013
Hoy no me quedo resignada
Ni vacilante
Ni trémula
Esta es la despedida de la desdicha
Y la arenga del “yo soy”
Yo soy toda furia/furtiva/insoluta

Soy el grito que se esconde tras las palabras
Yo poseo
Soy hembra
La hacedora

Hoy no me quedo callada
el mutis es para los ciegos
Yo nací emancipada

sobre la noche

Corría por las calles, en medio del frío invierno, maldiciendo su destino y la poca vida que le quedaba,  de pronto se detuvo en seco y de sus ropas saco la pesada espada de caballero templario que había heredado de sus ancestros, estaba cansada de huir, estaba cansada de sentirse victima, solo quería vivir tranquila, pero nada de lo que hacia llegaba a un buen termino, ellos siempre vienen, y ella siempre huía,  pero esta noche no se las dejaría fácil,  al menos moriría luchando.
las sombras se extendía en el callejón precediendo la llegada de "los mestizos",  seres monstruoso que solo pueden salir de noche, el frió de la noche provocaba que sus alientos provocan un intenso vapor, ella sostenía en alta esperando el primer ataque, fue entonces que una de las garras se lanzo hacia su cuello y con gran velocidad termino la extremidad a los pies de Beleth, la sangre negra y espesa ensuciaba la nieve, dos demonios se lanzaron entonces sobre ella,  con mucho esfuerzo giro sobre si…

El destino

La tormenta había llegado como vestigio de la gran hecatombe que yacía en el valle de los antiguos, de extremo a extremo  se extendían la capa infinita de cadáveres, entre la sangre  y las armaduras no se distinguía  entre amigos y enemigos. Sael llevaba en sus espaldas a Bel, el peso de sus armaduras hacia que el esfuerzo fuera mucho mas terrible, la batalla a penas había terminado, el mundo se hacia espantosamente silencioso, pero sael  intentaba con porfía dejarse vencer por el manto negro de la parca , bel le había dicho que la llevara al bosque, pero el viaje se hacia cada vez mas lento ya que el guerrero debía soportar el cansancio de la batalla y el peso de su compañera,  de pronto tropezó con un cadáver y ambos se precipitaron hacia el lodo. -         Es inútil sael…déjame aquí. -         Me dijiste que te llevara con los ancianos…y eso voy hacer. Sael la agarro del brazo y la llevo hacia un monto de arboles que se alzaban solitarios hacia el oeste, al menos las copas los cubrirí…