sábado, julio 25, 2009

yo soy quimera


Yo soy quimera
Sueño y tormento
Recuerdo y olvido
Locura y silencio

Yo soy quimera
Toda infinita
Infame y profana
Casta y santa

Yo soy quimera
Muñeco sin rostro
Grito del tiempo
El eco, la nada...

jueves, julio 09, 2009

lo que me haces sentir


Este es mi primer poema erotico, espero que lo disfruten....como yo.


Soy atraída Incansablemente por el calor de tu cuerpo
De tu lengua salvaje
De tus piernas que me rodean
Tu pecho que se agita
De tus labios placenteros
De tu miembro que me excita
Y entre tus dedos mi cuerpo se resbala
Me dejo llenar de tus deseos
Mientras las horas huecas apuntan el día.

lunes, julio 06, 2009

El guardian y la princesa


El gran sol comenzaba a salir tras una negra noche, y a su paso dejaba al descubierto un campo lleno de cadáveres de guerreros humanos y criaturas parecidas a los demonios que yacían esparcidas por todo el lugar, sin embargo una solitaria figura permanecía aun de pie, su armadura lacerada por los embiste de las espada estaba bañada de sangre, dando un aspecto mortecino al guerrero; Andrés, apenas podía mantenerse el cansancio se apoderaba poco a poco de él, pero debía estar despierto, debía encontrarla y con la poca voz que le quedaba empezó a llamarla: “Beleth, Beleth”, pero nadie respondía, busco entre medio de los cadáveres, con la esperanza vana de hallarla viva, a medida que se sacaba partes de su armadura, para aminorar el peso, fue entonces que la vio de pie, fue una visión etérea: noble digna de su casta, con su vestido blanco rasgado, de cabello rojo y rizado, moviéndose al compás del viento, su piel blanca que parecía relucir a pesar de la mugre y sus pequeño ojos pardos, aquellos minutos fueron eternos, ambos permanecieron mirándose mutuamente, la batalla había terminado y eran los únicos como si alguna fuerza misteriosa les quisiera vivos, pero entonces un vástago apareció detrás de ella, Andrés grito para alertarla, sin embargo ella no pudo reaccionar y el vástago la atravesó con su espada, el cuerpo de Beleth callo en seco, al mismo tiempo que Andrés saltaba encima del demonio cortándole la cabeza de un golpe:
- Beleth!!, no te mueras no ahora._dijo mientras la apoya entre sus piernas.
- es el destino…_murmuraba.
- no, nosotros elegimos nuestros caminos._decía mientras envolvía su estomago con restos de vendas.
Decido a luchar incluso contra los dioses, la tomo entre sus brazos, le pareció tan frágil, tan ligera y emprendió el viaje.

una introducion de una historia...que alguna vez terminare