jueves, junio 18, 2009

demonio


Mar de olas brillantes
monticulos de tierra dorada
calor, sofocante
sol abrasador
arido, vacio
sudor
tierra en la boca
labios partidos
sed...
amargo sabor
pies calientes
ahogo
cansancio
sueño...

lunes, junio 08, 2009

demonios y amores


Recuerdos del pasado version 2.0



“¿Qué es el tiempo? Es el resultado de la lucha entre el bien y el mal, los dos grandes principios que lo mueven todo...”

el manto nocturno se habia apoderado del cielo, a lo lejos se escuchaba el ruido de un tren llegando a la estación, algunos gritos y un arma que se dispara, silencio total…


Desperto en las afueras del pueblo, todo estaba bañado de blanco, casi irreal a excepción donde ella se hallaba: la sangre derramada había teñido gran parte de la nieve, acostada boca arriba, miraba un cielo grisaceo como si aquel lugar el sol no tenia permiso de quedarse, sus recuerdos se hacían confusos y el dolor al sentir aquella fría espada atravesada en su vientre le recordaba que aun estaba viva, con mucho cuidado retiro la espada pero un fuerte espasmo la hizo retorcerse hasta quedar en posición fetal, así permaneció por largo tiempo, hasta que su cuerpo empezó a sentir los embistes del frío invierno, con gran dificultad se levanto: a su alrededor yacían restos de demonios, por lo menos a cinco los hirió de muerte…pero a 20? Era imposible, a no ser que alguien hubiera ido en su auxilio, ¿pero cuando? Y ¿Por qué?.
A penas podía, caminar la herida le producía grandes padecimientos y su cuerpo no respondía del todo bien, pues había perdido mucha sangre, caminó lentamente en dirección al pueblo que se alzaba al norte, los espasmos aumentaban a cada segundo, apenas llego a la primera casa que inciaba el pueblo, cuando volvió a desmayarse…
En sus delirios escuchaba claramente el ruido del tren al frenar los cadaveres esparcidos por todo el vagon, incluyendo al de sus padres, los demonios la habian dejado viva solo para jugar con ella, aterrorizada encogida en un rincón, esperaba con anhelo que los demonios le matasen, pero un hombre apareció ante ella, llevaba grandes pistolas, de un segundo a otro los aniquilo a todos, era Dante, él hombre del que ella se enamoro y desde ese día se convirtió en una cazadora de demonios, aun así jamás volvió a ver a Dante hasta ahora.
Abrió lentamente sus ojos, la visión que antes estaba borrosa se hacia nítida de a poco, vio que ya no estaba en la cabaña, se hallaba en un nuevo lugar: una casa de suburbio, el ruido de los autos era casi imperceptible, una cálida sensación la envolvió había una gran chimenea prendida, miro a su alrededor y vio que su ropa estaba limpia y colgada de una silla al lado de su cama, una venda cubría su vientre, a su lado derecho había una bandeja con posillos y en su interior salía el vapor de una sopa recién servida, pero ni rastros de la persona que la ayudo, ¿podría haber sido Dante?, se sentó en la cama y bebió de la sopa, era como un elixir que calentaba su cuerpo entero y le daba energía, pero al terminar volvió a dormirse y mientras lo hacia sentía una presencia que rondaba a su alrededor, de pronto escucho el ruido de un tren llegando a la estación, luego gritos que la empezaron a desesperar, entonces todo se hizo silencio y desde las lejanías se escucharon ruidos metálicos que chocaban, ¿estarían luchando?, trato de despertarse, pero el sueño era más fuerte... cuando logro abrir sus ojos estaba otra vez en otra habitación, esta vez parecía ser un departamento, el sol entraba en toda direcciones, al ponerse en pie sintió un fuerte dolor: su herida aun no estaba del toda recuperada, llevaba puesto un camisón negro, recorrió la habitación pero no encontró a nadie, sin embargo aprovecho para darse un baño y comer, sus ropas estaban dobladas en un silla, alguien se había tomado las molestias de remedar los agujeros provocados por la lucha, en una pared había un calendario con los días marcados y se dio cuenta que habían pasado dos meses desde aquella batalla, al frente de aquella pared se encontraba la entrada al living del apartamento los sillones estaban alrededor de un mueble donde se hallaba un televisor, lo encendió serian ocho de la mañana cuando el noticiero interrumpió un programa de cocina, informaban de unas extrañas muertes ocurridas a la salida de un Pub e inmediatamente las imágenes mostraban a un periodista trasmitiendo desde algún lugar de la ciudad la voz del periodista sonaba algo excitado y asustado :


hoy cerca de las ocho se ha producido una pelea al interior de este elegantísimo restaurante llama la “divina comedia”, hasta el momento no se sabe cuantos heridos o muertos hay, la policía fue alertada por los llamados de los vecinos que decían haber escuchado muchos gritos, hasta el momento solo se distinguen sombras en el interior, la policía ya ha acordonado el sector, los intentos por entrar han fallado, muchos policías dicen haber visto criaturas en el interior, se espera la llegada del escuadra S.W.A.C.H.T.

De pronto la cámara hizo un zoom a una de las escasas ventanas del restaurante y por un segundo un hombre corpulento con una espada apareció, ¿será posible?, él esta luchando en el interior de aquel edificio, y la policía estaba a punto de entrar.
Gabrielle salio rápidamente del apartamento, esta vez no había dolor que la inmovilizara, corrió con todas sus fuerzas, salto por los techos de los edificios, hasta llegar al restaurante, una vez allí tuvo que bajar al alcantarillado, para que la policía y los reporteros no la vieran, había una salida justo en la cocina del restaurante, sigilosamente entro: el lugar parecía una batalla campal, los cuerpos destrozados de los cocineros estaban esparcidos por todo el suelo y la sangre se pegaba a sus zapatos, camino hasta llegar a la puerta que daba al salón con mucho cuidado la abrió y apenas hubo salido se encontró en el salón principal, el paisaje era desolador a su derecha habían miles de cadáveres destrozados y enteros, tanto de humanos como de demonios, las mesas y los sillones estaban esparcidos como trincheras, las paredes machadas con sangre, los ventanales estaban trizados y cubiertos por cortina impidiendo que la luz convirtiendo al salón en un oscuro lugar lo que permitía que algunos demonios se movían en las sombras, a la izquierda se hallaba Dante estaba sentado a los pies de una escalera con la espada empuñada en posición de ataque, tenia el brazo izquierdo sangrando, al igual que el costado derecho a la altura de la cintura, su respiración era agitada y su mirada esta fija en Gabrielle:
- no tenias, por que venir._dijo Dante fríamente.
- el que me hayas salvado, no te hace mi jefe._ respondió altanera Gabrielle.
Una sonrisa se dibujo en la boca de Dante, al tiempo que este se incorporaba, tenia el rostro sucio, camino hasta llegar al lado de Gabrielle, entonces sus labios se acercaron a su oído.
- Hay diez demonios en las sombras, con garras muy filosas y uno de ellos es sumamente poderoso, su nombre es Menom y es un general!!!, imaginate un general en este cuchitril!!!..
- ¿Por qué aquí, que tiene de especial este lugar?
- no lo sé, todo me parece sospechoso._ contesto Dante.
- y por que has venido?.
- he salvado a diez personas, todas están en el segundo piso.
- y ¿Por qué no atacan?, ¿Estarán esperando a que anochezca?.
- creo que están planeando una forma de atacarme.
- ¡entonces hay que destruirlos a todos ahora!.
- ha! ¿Y crees que he estado jugando todo este tiempo?.
- no me sorprendería…._dijo Gabrielle Riéndose._ pero, hay algo extraño en la energía de este lugar.
- es por el demonio Menom es muy diferente a cualquier otro demonio ya que no le afecta ni la luz, ni las balas, por eso es un general.
- todo esto es muy extraño, ¿Por qué vendría un general a consumir almas humanas?.
- no vino por las almas humanas, vino por nosotros, creo que nos estaban esperando._ la mirada de Dante se poso en un rincón donde la oscuridad era impenetrable, como si alguien estuviera allí, Gabrielle también miro en la misma dirección y creyó ver una sombra moviéndose, mientras que en el exterior se escuchaba la voz de un policía diciendo que gritaba con un megáfono: “salgan con las manos en alto o entraremos por la fuerza!!”, pero no había tiempo de preocuparse por ello: la gran sombra que Gabrielle había visto venia en embestida hacia donde Dante y Gabrielle estaban, pero ambos la esquivan rápidamente corriendo por la paredes, un gran estruendo sacudió el recinto y la escalera donde Dante estaba sentado quedo absolutamente destruida y una gran nube de escombro, impidió que ambos distinguieran la figura por minutos, no obstante Gabrielle decidió hablarle:
- ¿me buscabas?._ grito Gabrielle al demonio.
La sombra poco a poco empezó tomar forma, era una criatura viscosa y negra, en la cabeza llevaba un cuerno de toro, toda su piel estaba llena de escorias y su grotesca boca de donde hileras de dientes filosas y amarillentas colgaban se abrió para develar una voz gutural.
- deseamos tu oscuridad…
- ¿mi oscuridad?._pregunto mirando a Dante.
- recuerda que los cazadores de demonios ya no somos humanos y gran parte de nosotros esta lleno de oscuridad._ Dante la miraba desinteresado.
Pero esas palabras habían causado conmoción en Gabrielle, ¿oscuridad?, ¿mi oscuridad?, de golpe los recuerdos de aquel ataque en el subterráneo aparecían en la mente de Gabrielle como flashes de cámara, aturdida se tomaba la cabeza con ambas manos dejando caer la espada, Menon aprovecha la oportunidad para atacarla, pero Dante da un tremendo salto en el aire y le entierra su espada en la sien, el demonio queda inmovilizado y empieza a tambalearse hasta caer secamente al suelo, Gabrielle estaba arrodillada y tiritaba, sus ojos estaban perdidos entonces Dante camina hacia donde se haya Gabrielle y la abraza suavemente:
- los recuerdos solo duelen y confunden._dice serio Dante.
- ellos quieren mi oscuridad…pero por que a mi?, ¿Por qué no te buscan a ti?.
- ¿Por qué…
Justo en esos momentos el escuadrón S.W.A.C.H.T entra al restaurante, apuntándole a Gabrielle y a Dante: “entreguen sus armas!!! Y no saldrán heridos”.
sin embargo Menom se levanta nuevamente y golpea tan fuerte a Dante que sale disparado hacia el otro lado del salón, Gabrielle corre a buscarlo y es entonces cuando el escuadrón descarga toda su artillería contra el demonio, las balas se incrustan en su cuerpo viscoso y lentamente empieza desmoronarse, esparciéndose por el suelo, Dante se levanta toma su espada, pero el escuadrón le apunta,
- “baje el arma” le dice uno de los policías,
Pero Dante no hace caso
- ustedes no entienden el demonio volverá aparecer en cualquier minuto.
Intenta caminar en dirección al cuerpo del demonio pero el escuadrón comienza dispararle, Gabrielle corre a protegerlo poniéndose en medio de la tiroteo, veinte balas se incrustan en su cuerpo, Dante solo logra a sujetarla antes de que caiga al suelo, mientras el escuadrón se detiene, un angustioso silencio se impone, Dante no puedo emitir palabra alguna, todo a ocurrido demasiado rápido y él ha sido demasiado lento, un hilillo de sangre corre por la boca de Gabrielle mientras Dante la estrecha entre sus brazos, es entonces que la mano tibia de Gabrielle se posa en el rostro de Dante:
- yo…ya lo recuerdo… todo, yo ya había muerto…en el subterráneo yo ya había muerto.
Sus ojos se cerraron rápidamente y su mano callo inerte al piso, él acerco sus labios al rostro de Gabrielle y la oprimió a su cuerpo fuertemente, pasarían dos minutos cuando uno de los policías le dijo:
- deje el cuerpo en el suelo y suelto toda arma, queda arrestado.
Dejo el cuerpo inerte de Gabrielle en el suelo, rápidamente tomo la espada de está y ataco al escuadrón, procuro no herirlos de muerte pero si dejarlos inconscientes, luego tomo a Gabrielle entre sus brazos y se marchó:
- ¡que bello rostro!, ¡la muerte la ha hecho más hermosa!._exclamaba mientras caminaba por el alcantarillado._ si pude revivirte antes, podré hacerlo ahora.