Ir al contenido principal

El sayon n°12


Cuadro pintado por mi prima Karen










La oscuridad se devoraba todo, salvo una tenue luz proveniente de la minúscula ventana que irracionalmente estaba construida en el techo de la gran habitación; habitación que olía a humedad y años, de pronto la melodía de Benjamin Britten, “War Réquiem”, había comenzado a sonar tenue casi fantasmal, creando una extraña atmósfera alrededor de Adela; había soñado tantas veces aquel momento que todo le parecía irreal, se hallaba encima de un colchón cubierta solamente por trozos de géneros, al levantarse se aferro a lo que parecía ser una pared, el piso tenia muchos huecos y había charcos de agua, siguió pegada a la pared recorriendo toda la habitación de izquierda a derecha, buscando alguna puerta por la cual salir, pero con tanta oscuridad no podía sentir, se arrodillo nuevamente en el congelado piso, tratando de recordar su sueño, donde había visto una puerta, por largo tiempo permaneció en silencio hasta que sus piernas comenzaron a acalambrarse.

Desesperada grito todo lo que pudo, golpeo con sus manos las paredes, recito todos los garabatos que se sabía, pero no hubo respuestas, la melodía continuaba, la oscuridad también…


Los arreboles del cielo proyectaban un sobresaliente rojo sangre, adornando de forma macabra un camino de tierra que como grandes guardianes se alzaban gigantescos árboles que debito a largos años de progresión sempiterna se sus ramas se habían entrelazado creando un techo natural para el camino terroso, sus hojas doradas caían al suelo de forma pausada, creando una alfombra de vivos colores, una caravana apareció de la nada, trayendo consigo rostros pálidos e indolentes, vestidos del típico negro; llevaban un féretro a marcha lenta, todos en el mas absoluto silencio, Adela los observaba a una orilla del camino, ella también vestía de negro, se quedo allí parada hasta que la caravana se desvaneció, fue entonces que un hombre de barba corta, cubierto por un abrigo negro, con un tatuaje de mariposa en su rostro de mirada penetrante, se apareció frente a ella él la estaba esperando.

Adela abrió los ojos, la melodía se había detenido, el aire se lleno de un extraño olor a flores, el silencio surgió frío, robando toda calidez, las pisadas se hicieron mas profundas, el ruido de cerrojos abriéndose la mantuvieron en vilo de pronto, una luz cegadora inundo la habitación, de pie en el umbral estaba él, el hombre de barba con su uniforme de burócrata intachable y mirada penetrante y el logo de una mariposa en su cuadernillo:

- señorita Adela Suarez, por favor pase._ dijo el hombre tras desaparecer.

Adela miro a las otras chicas, que aguardaban ser entrevistadas, respiro hondo y entro a la oficina.

Comentarios

Dilith dijo…
=O me recuerda al cuento de julio cortazar
la noche boca arriba ^^

Entradas más populares de este blog

Estas alli

Estas alli palpitando entre manos y alma en un silencio bestial que revuelve el origen de toda esta ira ….. que teme olvidarte… ….que teme recordarte….  Y en su barullo un dolor liquido se escurre entre las fronteras del  sueño y el cielo y  es que en tu signo de niño persiste aun  la dulzura de tu mirada aunque todos los días esa imagen amenaza con ser  inconclusa y supura gota a gota  la memoria sabremos aguantar
hasta la última palabra incendiada.

Hereje

Se alarde de no se que cosa sobre la lengua como vil tirana sobre como carcome en secreto un grito revoltoso
se dijeron verbos con olor a venganza y con silencio empalagoso marca el fin de la boca primigenia....esa misma.... esa misma que alarde de ser atea primigenia....y trémula en rincones olvidados pretendiendo ser hereje entre tanto santo politizado

Cebo

Traigo en mis venas Vino ardiente, ardiente vino,
Que consume lo omnipresente, lo eterno
De la sicalíptica que quiso ser Diosa
Por creerse loca, entre sorbo y sorbo
De carne herida, Surgió
Agitada… ofuscada
Ansiaba la sed
                         Sed                                Sed                                      sed substancia
que cae eternamente
                                    tal-
                                    vez- 
                                    sea-
                                      lo- 
                                    mismo
volar sobre el azar
entre el silencio y lo eterno
y la sed y la sed y la sed
Icaria quiere ser entelequia Ser dolor terco, Que nace y se extingue en el segundo éxtasis.