martes, noviembre 18, 2014

infinito



Se obligó a memorizarlo tantas veces como fuera posible, para que en su memoria quedara registrada nítidamente la cantidad de  pasillos, celdas e incluso la coloración que distinguía una pared de otra, tenía la certeza de que apenas comenzaran los preparativos ocurriría el descuido que necesitaba para escapar, atenta a los cambios de guardias, a los minutos que tardaba cada ronda, nada podía fallar, en realidad nada podía fallar, ella debía huir, había visto una muestra de lo que sería su destino, alrededor de las llamas, los doce no podían mentir, las imágenes no podían ser falsas…o sí?.
El invierno había llegado pero en las celdas, siempre hacía calor, un calor sofocante y húmedo, que los envolvía en un estado de desesperación, muchos golpeaban sus cabeza contra las paredes esperando alejar la realidad de sus cuerpos, tantos hombres como mujeres eran rapados y marcados a hierro candente con la letra de su delito, la de ella había sido marcada en su cuello, y cada vez que la tocaba recordaba las llamas y su “verdadero” destino.
Las festividades de mayo comenzaron bien entrada la noche y de vez en cuando se podía escuchar el estrepitoso tambor de algún músico principiante, los guardias aún no había sido cambiados y los que aguardaban estaban impacientes e irritados, golpeando a quien cayera en su línea de mira, después de haber atacado al preso de la celda contigua ingresaron a la de ella, basto un golpe certero en el abdomen para que cayera en seco, mientras la jarana se vivía en las calles, en las mazmorras solo había terror, pero ocurrió  lo que había intuido, esta vez solo un guardia entro dejando la puerta de su celda abierta, todo ocurrió con una lentitud extraordinaria, con un pedazo de roca que había guardado para esta ocasión, azoto con fuerza inusitada el cráneo del guardia con una rapidez sobrehumana se abalanzo hacia donde se hallaba el otro, pero un golpe certero en su mandíbula hizo que perdiera el equilibrio, impulsada por el deseo de vivir se obligó a sí misma a recuperarse, entonces golpeo con la roca la mandíbula del guardia con tal violencia que se la partió, sin esperar su caída abrió de un golpe la puerta principal  y corrió con todas sus fuerzas por el largo pasillo que separaba las mazmorras del patio central, hacia final del corredero estaba la puerta a su libertad, una puerta negra con remaches de metal, donde un diablillo rojo sonreí con malicia, empujo con toda sus ansias el último obstáculo, y se vio envuelta por la luz una fogata.
Por temor había mantenido sus ojos cerrados, esperando calmar su respiración, el viento cálido seguía llegando sobre su rostro.
— ahora lo sabes. — dijo octubre
— ¿cuándo? — logro articular.
— Todo depende si quieres escuchar los 11 cuentos faltantes. — respondió Diciembre.

Entonces ocupo el espacio que le habían reservado, alimento el fuego con un par de leñas y espero que a Noviembre continuara el relato.

No hay comentarios.: