Ir al contenido principal

la dueña de las calles





Era la dueña de las calles, ahumada, puente y Mapocho eran míos por abandono, voy completamente convencida que  encontrare por ahí  mi corona, a las cinco de la mañana  parte mi legado esparcido  en el pavimento,  entremedio de los edificios  y sobre el parabrisas del chofer que me cobra 500 hasta Maipú.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Estas alli

Estas alli palpitando entre manos y alma en un silencio bestial que revuelve el origen de toda esta ira ….. que teme olvidarte… ….que teme recordarte….  Y en su barullo un dolor liquido se escurre entre las fronteras del  sueño y el cielo y  es que en tu signo de niño persiste aun  la dulzura de tu mirada aunque todos los días esa imagen amenaza con ser  inconclusa y supura gota a gota  la memoria sabremos aguantar
hasta la última palabra incendiada.

Hereje

Se alarde de no se que cosa sobre la lengua como vil tirana sobre como carcome en secreto un grito revoltoso
se dijeron verbos con olor a venganza y con silencio empalagoso marca el fin de la boca primigenia....esa misma.... esa misma que alarde de ser atea primigenia....y trémula en rincones olvidados pretendiendo ser hereje entre tanto santo politizado