jueves, abril 18, 2013

Fallen part2

segunda parte


Apenas había llegado a su habitación Alex se desplomo, ahora estaba en la merced de aquella criatura, una vaga sensación de estar siendo vigilado lo incomodo, pero solo se dedico a tomar una ducha fría, pensando en que aquello podía relajarlo, pero la furia lo lleno por completo:
- que descuidado he sido!_dijo mientras golpeaba la pared del baño.
La gran humillación recibida por aquella criatura que lo había dominado desde el principio, provocaba que alex sintiera un gran odio y las ganas de vengarse, de matarlo, hasta torturarlo, pero de todas formas no podía actuar encontra de él, pues un nefilim descubierto ha sido el mayor logro de la orden, alex estaba obligado a informar sobre su encuentro, claro que eliminando algunas escenas de su relato (Alex: T_T) , sin embargo espero hasta el amanecer del segundo dia y  viajo hacia Londres donde el viejo Sergei, le esperaba.
Era 1888 y las locomotoras aun no se expandía por el territorio, así que el viaje en barco o en carruaje seguía vigente, Alexander había llegado hacia una semanas después de su partida del poblado y tenia todo el cuerpo molido, aun si el viejo Sergei no le dejo descansar, estaba ansioso por escuchar las cosas que había descubierto Alexander así que lo llevo a las inmediaciones de la orden: un pequeño palacio escondido entre las nuevos edificios que se comenzaban alzar para modernizar Londres, con miles de habitaciones interconectadas, por pasillos profundos, todo el palacio parecía un laberinto.
Y solo una habitación daba con la gente más importante, donde el director de la orden les esperaba, Alexander no podía entender por que la urgencia de revelar sus descubrimientos.
La habitación del director estaba repleta de libros, viejos y de distintos tamaños un gran escritorio adornaba el salón y sentado frente se encontraba un viejo canoso con abundantes cejas con las manos entrelazadas un aire de desconcierto lo inundaba, apenas hubieron entrado el hombre hablo:
-           bienvenido Alexander, lamento que te hiciéramos venir, pero una de nuestras psíquicas ha descubierto tu encuentro con una extraña criatura, conocida como Nefilim.
-           ¿me estaban investigando?
-           No, claro que no._se apresuro a decir Sergei.
-           Nosotros confiamos en nuestros miembros, la psíquica solo percibió tu encuentro pues la criatura despide una energía anormal.
-           Es…es una criatura increíble, se me mostró como un niño y después se me revelo como un hombre de unos 25 años
-           Entonces te estaba esperando, no es una coincidencia._ dijo el director.
-           Claro que no, la criatura deseaba que yo…, en realidad sus motivos son desconocidos._ dijo Alex sonrojado. (Alex: º////º)
-           ¿pero que clase de criatura es?._pregunto Sergei.
-           Es un Ángel…_ contesto Alexander
-           podrá ser un Caído, un Nefelim._interrumpió el director.
El anciano hombre se levanto de su escritorio y fue hacia su gran archivador que estaba detrás de él, de allí saco una gran carpeta con miles de manuscritos y un pequeño libro de hojas plateadas y tapas negras, el viejo volvió a su escritorio y espacio el contenido en la mesa, miro seriamente a Alexander y con voz seca le contó:
-           no eres el primero y creo que no serás el último, en 1484 nuestro recordado Jhon Stuart el único norteamericano que ha estado en la orden tuvo contacto con un ángel caído de nombre Beleth, en Inglaterra.
-           ¿y aun vive allí?._pregunto ansioso Alexander.
-           Lamentablemente Jhon informa que Beleth había sido quemada en la hoguera por bruja._dijo el director.
-           OH! Ya veo…_comento el viejo Sergei.
-           Ahora bien te pasare estos informes y te daré permiso pleno para tus investigaciones, no porque Azael lo haya pedido…toda información que encuentres debes enviarla inmediatamente a la orden y si vuelves a tener contacto otra vez con cualquiera de aquellas criaturas, ofréceles la oportunidad de que trabajen para nosotros._dijo el director.
Alexander tomo los informes y se marcho a su hogar, sin embargo algo sospechoso rondaba a su alrededor, es verdad que estas criaturas eran algo fascinante, pero no era mejor temerles?, más que mal fueron echados del paraíso por sus pecados, Alexander no podía sacarse de la cabeza que todo estaba extrañadamente planeado.
Su “pequeña” casa, se avecindaba en los barrios más ricos de la ciudad, debido a su trabajo en la orden y el dinero que Sergei le administraba, leyó los informes durante toda la noche, hasta el sueño lo venció, de pronto las ventanas de su habitación se abrieron de par en par y un aroma a flores inundo la habitación, en sus sueños sentía unas manos que lo acariciaban al principio sentía gran placer, pero cuando se dio cuenta que no era un sueño, se levanto lo mas rápido que pudo y cogio la katana que estaba encima de su cómoda:
-          ¿Quién eres?._pregunto enojado.
-          Tu ya lo sabes._dijo una voz melodiosa.
-          ¿Azael?._dijo temblando. (Alex: ºwº)
-          Pues el mismo. (Azael: +o+)
Una ráfaga de viento lo envolvió y por momentos todo se volvió borroso, primero las alas y después el cuerpo, cuando ya Azael apareció por completo Alexander tenia su katana sobre el cuello del ángel:
-          ¡Cómo te atreves!._grito Alex (Alex: ¬.¬)
-          esta vez dejare que tu seas el semme._Azael le miraba entretenido. (Azael: n.n)
-          déjate de tonterías!, te matare!!._grito encolerizado Alex. (Alex: ~o~)
-          No puedes, la orden desea saber de mi, después de todo estamos unidos._dijo suspirando.
Azael empezó a caminar por la habitación, mientras Alex le seguía con la mirada, hasta que el ángel se detuvo, miro a Alex pensativamente y a la velocidad de la luz se abalanzo sobre él.
-          pero que mierd…_alcanzo a decir Alex. (Alex: >.<)
-          Vamos!!, sabes que te gusta._dijo Azael.
-          Estas loco?, a mi no me gustan los hombres.
-          ¿Quién te dijo que yo era un hombre?.
-          que dices?. (Alex: O.O)
Azael se sentó a un lado de Alex y rascándose la cabeza algo confundido le hablo:
-          ya sabes que soy un ángel, pero los Ángeles no tenemos sexo, al menos en el cielo.
-          ¿entonces no eres ni hombre o mujer?. (Alex:o.O)
-          Hay, esto es complicados aunque te lo explique no lo entenderias.
-          ¿Por que eres un caído?
-          Por descubrir el placer y otros conocimientos prohibidos, por eso, cuando llegue a la tierra al primer humano que vi fue un hombre y adopte esa forma.
-          Ahora que ya lo sabes, continuemos. (Azael: ^.^)
-          Pero que te has creído?. (Alex: ô////ô)
Alex corrió hacia su cama y debajo de su almohada saco un larga dagas y rápidamente le apunto en el cuello.
-          vete o te matare._dijo tajante Azael.
-          No me mataras tu orden me necesita.
Pero Alex no dejaba de apuntar su arma, fue entonces que Azael lo golpeo en el rostro, al mismo tiempo que amarraba sus manos a la marquesa (de la cama):
-          vas a violarme otra vez. (Alex: >o<)
-          Que?, acaso no te gusto la primera vez?.
-          A nadie le gusta cuando es contra de su voluntad.
-          Entonces haré que me digas que te lo haga._la mirada de Azael  estaba “llena” de deseos y su sonrisa de niño travieso alerto a Alex. (Alex: o////o)

Capitulo 3: tan lejos tan cerca.

Los ases de la luz se colaban por una ventana semi abierta, el sol aun no despuntaba, pero el cielo estaba más iluminado que antes, en el interior de aquella vieja casa de una de las esquinas de las mas exquisitas familias nobles, la oscuridad era total, la gran sala de estar parecía un mundo lúgubre lleno de sombras y figuras mounstrosas, sacadas de cuentos de terror, la escalera principal se abría como una gran boca, hacia habitaciones misteriosas, en una de ellas donde los ases de luz daban una extraña ambientación se escuchaba un murmullo:
-          ha…ha…ha…ha…
-          dilo! Di que me deseas, di que deseas que te viole._decía Azael, mientras sus finos dedos degustaban del orificio de Alex.
-          Nunca…_las manos yacían atadas, mientras sus piernas reposaban en los hombros de Azael.

El dolor que sentía Alexander estaba lleno de excitación, jamás había experimentado tal sensación y Azael lo disfrutaba, primero un dedo y luego dos, causando un constante agonía de placer en Alex, que a pesar de resistirse su cuerpo lo trataba de traicionar su voluntad.
-          ves? Ya te estas mojando?._ decía gustoso Azael.
-          Cállate!!, ¿Por qué sigues haciendo esto?._decía con dificultad Alex. (Alex: o////o)
-          Es que no lo entiendes te deseo.
-          Mentira lo único que haces es provocarme dolor _ dijo Alex.
-          La verdad es que disfruto cuando te resiste. (Azael: ^.^)
-          Detente voy a correrme.
-          Jajajaja, iluso no te dejare, hasta que me lo pidas.
La mano izquierda de Azael a sujetó con fuerza el miembro de Alex, para impedir que se corriera, La cabeza de Alex empezaba a darle vuelta, el delicioso sentimiento que le causaba ese dolor, ¿Cómo describirlo?, lo estaba volviendo loco.
-          suplicamelo….o no te dejare correrte._dijo Azael con satisfacción.
-          Yo…ya no aguanto mas…viólame Azael y termina con mi tortura._dijo resignado Alex.
-          Muy bien…pero no seré dulce. (Alex: ~o~)
Azael retiro sus dedos y le separo las piernas aun mas, se inclino sobre el y con gran fuerza lo embistió dejando entrar todo su miembro dentro de alex,  el ángel sin piedad embestía con fuerza una y otra vez dentro de el, y alex entre dolor y jadeo temblaba de placer

No hay comentarios.: