domingo, mayo 22, 2011

DIAS


odio a la gente, si ...en verdad la odio, aunque odiar es demasiado fuerte, mejor la detesto, las detesto en las mañanas, cuando están atochadas en los paraderos esperando una transantiago, las detesto por que están silenciosas, molestas, con el rostro largo y la mirada sombría y también cuando hablan y hablan y continúan hablando, no de ellas, ni de temas importantes, sus conversaciones vanales son pelambres, "la hija de la marta hizo esto...", "viste lo que el famosillo este hizo en la...se acostó con...", y lo peor es cuando llega el transantiago, y las puertas se abren, comienza el verdadera carnicería, nadie se preocupa de nadie, cada uno lucha por subir y agarrar un puesto, lo importante es conseguir un asiento vacio a toda costa, y la viejas te empujan, los escolares te golpean con sus mochilas, que te pisan el pie, que te agarran el culo, y mas encima no faltan los flaites que sus pintas( según ellos lo mas genial), con sus celulares a todo volumen escuchando el tan odiado REGGETON, COMO SI TODO EL MUNDO quisiera escuchar ese bodrio, me fastidian sobre todo cuando sus rostros se han los indiferentes o como decimos los chilenos los heones, sobre todo cuando una embarazada, un anciana o una chica con bebe se suben y "nadie" se mueve para ceder el asiento, y aun si las viejas tiene el descaro de criticar la sociedad, y el chófer!!!... el chófer no se salva, esos frenasos que se pega, los baches que se salta, como si fuéramos un burdo ganado y mi calvario no termina allí, continua en el metro, toda esas estúpidas personas, agazapadas frente a las puertas del metro esperando atentas, a que se abran las puerta como si de una competencia se tratase y puedan coger un asiento, que manera de querer sentarse!!!, ni que toda su vida dependiera de ello, ni que se levantaran con el peso, estoy cansada de tanta mierda, egoísmo, hipocresía, locura, de que los sueldos siempre sean los mismos, mientras todo lo demás sigue subiendo, encuentro a la gente estúpida, zombis que solo SOBREVIVEN y deshumanizados. que solo cuando ocurre una tragedia vuelven a sentir con sus corazones oxidados.

1 comentario:

Ronald Adolfo Orellana. dijo...

Calma amiga, saca toda tu furia…

En este texto me recuerdas a Bukowski.