martes, mayo 11, 2010




En la mañana náufraga de un viernes vomité
las máscaras que arrastré en silencio;
amortajada la lengua, vuelan los pies
y, perdida, su propia boca mordida yace

1 comentario:

Ronald Adolfo Orellana. dijo...

BELETH:
Con este post has logrado combinar perfectamente la ternura con la dureza. Las palabras están en su lugar preciso.

Está muy bonita la presentación que le has dado a tu blog !!!

Lazos Fuertes.