Ir al contenido principal

Exodo 2

"...A veces siento la oscuridad dentro de mí, latente, como una fuerza que desea apoderarse de mí, y aunque batallo encontra, me encanta mi oscuridad, me hace más fuerte..."


El sonido de la lluvia al chocar contra la armadura de Beleth, producía un triste compaz...la neblina comenzaba asomarse y lo único que podía escuchar era su propia respiración, lenta y profunda, el dolor habia desaparecido, el cansancio también, mas aun se sentía ligera, de alguna forma sabia que hiba a morir, aquellas flechas la habían desangrado, dejo su espada en el suelo y se dispuso a caminar, buscando....


Nicolás estaba parado encima de una gran roca, que le permitía ver todo el campo a sus pies, su rostro demacrado por la angustia escondía sus tiernos años, tenia miedo, después de haber matado y saboreado la sangre de sus enemigos, el peor miedo posible era de que Beleth muriera, se culpaba de haberse distraído matando a destajo, se alejo de su compañera y ahora que en el campo solo yacían cadáveres. la culpa lo atormentaba, sin embargo una vez que la lluvia comenzó, y la niebla comenzó a viajar pudo verla, oscura, casi etérea, corrio a su lado y apenas logro alcanzarla con sus manos, Beleth cayo, estaba muy mal herida, su rostro palidecía a cada instante, sentía que su esencia se desvanecía entre sus manos, la asio hacia su pecho pero no habia nada que hacer, ella se habia entragado al sueño eterno.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Estas alli

Estas alli palpitando entre manos y alma en un silencio bestial que revuelve el origen de toda esta ira ….. que teme olvidarte… ….que teme recordarte….  Y en su barullo un dolor liquido se escurre entre las fronteras del  sueño y el cielo y  es que en tu signo de niño persiste aun  la dulzura de tu mirada aunque todos los días esa imagen amenaza con ser  inconclusa y supura gota a gota  la memoria sabremos aguantar
hasta la última palabra incendiada.

Hereje

Se alarde de no se que cosa sobre la lengua como vil tirana sobre como carcome en secreto un grito revoltoso
se dijeron verbos con olor a venganza y con silencio empalagoso marca el fin de la boca primigenia....esa misma.... esa misma que alarde de ser atea primigenia....y trémula en rincones olvidados pretendiendo ser hereje entre tanto santo politizado