Ir al contenido principal

Los Nefilim (part. 2)









Alessar volvió a tomar la pistola, con la esperanza de que un segundo intento, pudiera ser el final que buscaba, pero una voz, tersa casi fantasmal le detuvo.

-" . Y he aquí que un ángel del Señor apareció y dijo: Anatematizamos, maldecimos y leS condenamos, a los hijos de los caídos, inmortales condenados hasta que El Dios eterno ande sobre la tierra..."._dijo la voz.

Baltazar miro hacia el fondo del pasillo, se levanto espectante al mismo tiempo que desplegaba sus alas, por el pasillo una figura se asomo, era una mujer de cabellos rubios, ataviada con un vestido rojo oscuro, ceñido a su cuerpo y de su espalda sobresalían grandes alas blancas, sin esperar palabra alguna de él, la mujer se detuvo frente a él.
- ya deberías aprender que volarte los sesos, no te ayudara a morir...Alessar._dijo la mujer, suavemente.
- Adirael…_susurro molesto.

- pobre…mi dulce hermanito, ¿así que aquí has vivido todos estos años?._dijo Adirael mirando por todos lados.

- ¿y has venido por?._pregunto molesto.

- Deja de mortificarte y trata de vivir!!._dijo Adirael.

- y que me una a mis hermanos?, ¿crees que soy tan tonto?._contesto Alessar.

- yo se que lo harás…cuando te diga que la hemos encontrado _dijo Adirael

Los ojos vacíos de Alesssar cobraron un tono rojizo, su rostro se contrajo en una mueca de furia, sin que Adirael pudiera percatarse, él ángel con su mano derecha perforo el pecho de ella sacándole en segundos el corazón aun latiente, la sangre como un torrente comenzó a salir dejando un oscuro charco de sangre alrededor de Adirael:

- ¿tonto…crees que puedes …matarme…de esa forma?._pronuncio Adirael

- no…pero al menos me dará tiempo._dijo Alesssar.

- ¿tiempo?...¿No es irónico?._dijo Adirael.

Baltazar desapareció ante los ojos de Adirael, quien débilmente se apoyo en la pared con sus manos sujetando su pecho vacío, de pronto comenzó a temblar y el charco de sangre desapareció, su corazón volvió a su pecho, furiosa emitió un grito, pero no un grito cualquiera…al menos no humano al rato plumas negras comenzaron a aparecer bajando desde el techo:

- así que la guerrera invencible no pudo, con Alessar…¿Qué pensaran nuestros hermanos?._dijo luvart.

Luvart era un hermoso ángel de cabellos claros como la plata y de una femenil figura.

- Cállate y escucha ve tras él!!._dijo furiosa Adirael

- A la orden, pero cuando lo encuentre le arrancare su corazón!!.

Aquella noche era la más oscura de todo el mes, la luna pálida apenas iluminaba y las estrellas parecían haberse escondido tras un manto oscuro, el viento soplaba débilmente y los árboles se alzaban como enormes fortalezas, el bosque de los aullidos estaba cerca de la cordillera y nadie al menos humano se acercaba…allí Alesssar descendió agotado por su viaje, por su locura…y por todo el peso que llevaba consigo, la cabeza le dolía, pero no era ese su mayor sufrimiento acostado en una de las ramas del mas antiguo de los árboles…recordó…lo que tanto habría de condenarle.

Comentarios

Eatme.... dijo…
alessar me recuerda al elessar xD
te acorday de el????? o.O
Eatme.... dijo…
xq no lo mandas a una revista o.o?
Anónimo dijo…
Jürgen
estan muy buenas las historias
de hace tiempo uqe no leia algo de ese estilo.
tienes gran talento
gracias

Entradas más populares de este blog

Estas alli

Estas alli palpitando entre manos y alma en un silencio bestial que revuelve el origen de toda esta ira ….. que teme olvidarte… ….que teme recordarte….  Y en su barullo un dolor liquido se escurre entre las fronteras del  sueño y el cielo y  es que en tu signo de niño persiste aun  la dulzura de tu mirada aunque todos los días esa imagen amenaza con ser  inconclusa y supura gota a gota  la memoria sabremos aguantar
hasta la última palabra incendiada.

Hereje

Se alarde de no se que cosa sobre la lengua como vil tirana sobre como carcome en secreto un grito revoltoso
se dijeron verbos con olor a venganza y con silencio empalagoso marca el fin de la boca primigenia....esa misma.... esa misma que alarde de ser atea primigenia....y trémula en rincones olvidados pretendiendo ser hereje entre tanto santo politizado

Cebo

Traigo en mis venas Vino ardiente, ardiente vino,
Que consume lo omnipresente, lo eterno
De la sicalíptica que quiso ser Diosa
Por creerse loca, entre sorbo y sorbo
De carne herida, Surgió
Agitada… ofuscada
Ansiaba la sed
                         Sed                                Sed                                      sed substancia
que cae eternamente
                                    tal-
                                    vez- 
                                    sea-
                                      lo- 
                                    mismo
volar sobre el azar
entre el silencio y lo eterno
y la sed y la sed y la sed
Icaria quiere ser entelequia Ser dolor terco, Que nace y se extingue en el segundo éxtasis.