Ir al contenido principal

El llamado de Thanatos




Mon Meurtrier


Soñe con un camino...Sin principio ni fin, largo y angosto rodeado de arboles por ambos lados, el sol apenas calentaba y las hojas rojizas caina al suelo...lentamente, como si el tiempo estuvieran apagandose...

Yo estaba a un lado de este camino, llevaba puesto un vestido blanco con los pies descalzos...

De pronto una carrosa negra en lento andar aparecio a mi derecha, detras mucha gente en duelo caminaban cabisbajos.

Entonces èl aparecio, entremedio de la multitud, vestido de negro, pero su rostro estaba oculto por un sombrero, ambos nos quedamos en silencio viendo desaparecer la prosesion.

nos mirabamos, pero yo no le tenia miedo, era thanatos...él me estaba esperando.

Entonces le vi claro como si recien hubiera ocurrido, vi el mismo camino, los mismo arboles la misma carrosa funebre, excepto el cadaver de una muchacha al lado del camino...¿era yo? o ¿Era una de sus victimas?.

Comentarios

alejandro dijo…
creo que el principio es muy rápido debes crea suspense dejar que las personas vallan imaginando el camino como lo mira tu personaje, si intercalas la descripciones del entorno con con tu visión del entorno, creas la sensación de un narrador en primera persona y no omnipresente como en el primer párrafo.

kempachi
Es extraño: hace algún tiempo me encontré con Thanatos; pero era una mujer....

Entradas más populares de este blog

Estas alli

Estas alli palpitando entre manos y alma en un silencio bestial que revuelve el origen de toda esta ira ….. que teme olvidarte… ….que teme recordarte….  Y en su barullo un dolor liquido se escurre entre las fronteras del  sueño y el cielo y  es que en tu signo de niño persiste aun  la dulzura de tu mirada aunque todos los días esa imagen amenaza con ser  inconclusa y supura gota a gota  la memoria sabremos aguantar
hasta la última palabra incendiada.

Hereje

Se alarde de no se que cosa sobre la lengua como vil tirana sobre como carcome en secreto un grito revoltoso
se dijeron verbos con olor a venganza y con silencio empalagoso marca el fin de la boca primigenia....esa misma.... esa misma que alarde de ser atea primigenia....y trémula en rincones olvidados pretendiendo ser hereje entre tanto santo politizado

Cebo

Traigo en mis venas Vino ardiente, ardiente vino,
Que consume lo omnipresente, lo eterno
De la sicalíptica que quiso ser Diosa
Por creerse loca, entre sorbo y sorbo
De carne herida, Surgió
Agitada… ofuscada
Ansiaba la sed
                         Sed                                Sed                                      sed substancia
que cae eternamente
                                    tal-
                                    vez- 
                                    sea-
                                      lo- 
                                    mismo
volar sobre el azar
entre el silencio y lo eterno
y la sed y la sed y la sed
Icaria quiere ser entelequia Ser dolor terco, Que nace y se extingue en el segundo éxtasis.