viernes, noviembre 17, 2006

Batalla



Y los algodones de negro se pintaron Y en la oscuridad sempiterna el grito se escapó. La exclamación muda, quiso alcanzar “la gracia de Dios” Pero el silencio solo trajo más confusión. Y he allí que la sangre a la tierra enterró, A la Pacha mama. En polvo las almas retornaron, Consumada, la batalla Un pájaro proclamó.

No hay comentarios.: