Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2015

El destino de Xiao

El viento bajo desde las laderas de la gran montaña esparciendo intempestivamente las doradas hojas que tapizaban el suelo del templo Guoqing, aprovechando el estado salvaje del viento, Xiao Long practicaba el movimiento circular de su energía elemental, como última despedida a la tierra que lo vio nacer, levanto sus brazos a la altura de los hombros para luego bajarlos al compás de su respiración y mientras lo hacía trataba en vano de alejar el miedo que amenazaba con quitarle la cordura, entonces la pequeña Chun Fen interrumpió su concentración , trayendo consigo el antiguo ábaco del emperador, reliquia que le había sido dada gracias a su servicio como guerrero guardián, se decía que el ábaco había sido utilizado por el dios de la fortuna y quien lo poseyera tendría éxito en sus misiones venideras, pero a penas estiro su mano para alcanzarla, un relámpago atravesó el cielo nublándolo en segundos, los árboles comenzaron agitarse violentamente al mismo tiempo que múltiples sombras ma…

Mujer pajaro

Yo
 mujer-pájaro

dueña de la oscura obscenidad

en mis pechos

se ha sembrado
                    este silencio caótico

 y sobre  todos mis rostros

                        inmaculados

se transfigura la diosa
                                       atea de si misma

la creadora de antífrasis

la mujer        p
á
                     j
                     a
                     r
                     o







Romper

En homenaje a Teillier Teatralidad Sombra 
sembradora
De Trémulos albores.
difundes en lúgubre
Teatralidad
Reflejos de una infancia oxidada Hereje de extraña simiente
Que anudas las horas
Cuando yo y la tarde queríamos unirnos
recitando el treceavo mandamiento
Con el ultimo reflejo del sol en los vidrios Quien soy yo si no un espontáneo inconsciente
hambriento bajo el cielo
que lame las heridas de este paraíso
cansado de este yo
que aparece en los espejos y caer... y caer en la teatralidad de una niñez cocida en los parpados
.

el sol es la sombra del dios y yo su verdugo

Reducir mi nombre a un monosílabo no fue por temor a que me reconocieran o alguna especie de ego bien formando, es simplemente por que el monstruo en mi no merecía ser nombrado...


Se retrae y contorsiona perdiendo el origen de su propia voz verbando el principio de tu lengua lamiendo la oscuridad de tus palabras
¿donde se enterrara la cruz ?






Presencia

Su voz esta allí
perdida en el mediodía
de la memoria
en esta ciudad húmeda
de siluetas agrias esta allí reverberando
apoteósica indecencia liberando la cobardía
de la carne
hinchando el tiempo
incrédulo esta allí
susurrando
el venero
de Icaria la que sueña y arde
en la suprema curvatura
del silencio.

Turbacion

La “meche” está que arde
En una guerra contra si misma
Su sexo se convierte
En excusa vaporosa
De lo fútil que se ha vuelto todo
La ciudad
Está que mas-turba
El diapasón de la lengua
La turba-ción
Tras ese gemido que se pierde
En este enredo que se ha vuelto el alma La “meche” está que arde
Se ha vestido de muerte
Levantando polvo
Embadurnada de transacciones
Bajo la luz artificial
En el callejón donde un día se dijo
Que ascendemos
Atraídos a la turbación

Puerta audiovisual

Experimentando con la edición casera hice este vídeo poema


Puerta

Y volvimos hablar en lenguas que no eran nuestras
convirtiendo en aliento las viejas sombras  del umbral Hilvanando las conjuras de una oralidad catastrófica Me hiciste profesar,  histérica, mundana Que abierta o cerrada  existían 4 esquinas             Meli Witran, Repitiendo el epitafio que te han marcado Te esfuerzas por  morder tan adentro Mientras cruzo con temor a quemarme Trazo heridas puerta a puerta Ceder los límites Del Dios artero Destruyendo la lógica En afrentas gramaticales                                                  Porta, portus, portare Se diluye el deseo onanista
Frente un cartel que dice:
toque antes de entrar

El Dios del Mar

Esperaba que fuera como en las películas de esas tipos Road movie, donde
llegaba a misteriosos parajes donde conocería el verdadero amor, tenía la esperanza de vivir un encuentro de
ensueño que justificara la forma abrupta con lo que dejo atrás su “ordinaria”
vida; tenía bencina suficiente para llegar a la costa, el motor había sido revisado
varias veces y la única tecnología que llevaba consigo era un celular que mantenía
apagado, con la música a su máximo volumen,
doblaba y giraba por carreteras desconocidas, sin saber cuál sería su destino, el reloj marcaba las 12, cuando realmente se
dio cuenta que no tenía idea por donde andaba metida, encendió el celular con la
esperanza que el google maps le mostrara su ubicación, pero coincidentemente la
señal del wifi se encontraba sin conexión con el servidor, no tenía miedo, pero
el hecho de tener que pasar la noche en el auto y en un lugar donde no existía vida
humana, le presagiaba a final de película de terror, continuo un par de kilómetros
más, at…

alquimia

bailar con la huella de tu sombra
transmutar la risa en dialecto clandestino
Darle a la piel lo que es de la piel
y saborear en la distancia
La fluorescencia de tu aroma                                                       eres cliché televisivo
 tantas veces te nombre
que te volviste  mantra divino
ateo al momento
sucumbo en tus versos que no quieren ser versos
y
 consumo verbo a verbo
 el momento redimido



Nada

Que se confiesen las noches Fatuas El dolor es un sabor peregrino en el cuerpo Aunque La carne tiene ese andar insolente De una sed lejana y presente
 Quienes se negaron a mirar Y confundieron la sombra virtual del noticiario Espanto sin sosiego    Entelequia Todo se amontona en el vacío Y discordante  se consume  el mundo                                                          pero                                                         Mañana no habrá pleitesía Y en su camino caeremos en la inexperiencia De crear otro lenguaje
Los sueños serán contextos
De una Nada que no es de nosotros

Si yo Fuera

Ejercicio realizado en el Taller de Opalina Cartonera




Si yo fuera un auto

Seria el catalizador de un árbol, la madre de un bosque

Si yo fuera un lugar en el planeta
seria una masa de tierra perdida en el tiempo olvidada en el espacio

Si yo fuera animal de granja

Seria la ultima araña que muere con el sol

Si yo fuera un instrumento musical

Seria un silencio Robado.

Rara avis

Eyacular palabras proscritas
En el éxtasis sicalíptico
de este sexo  divino
                              nosotros los impenitentes

Proclamamos la lujuria
inmaculada de un tiempo diferente

                                    excomulgando
las serpientes primigenias

arquetipos del infinito.